TRAINSPOTTING (Irvine Welsh)

No podía mencionarle a Lizzy lo del concierto. Compré la entrada cuando recibí el cheque del paro. Ahí me tienes, totalmente tieso. Era su cumpleaños, además. Era o la entrada o un regalo para ella. No hay color. Esto era Iggy Pop. Pensé que lo comprendería. "¡Puedes comprar putas entradas para el puto Iggy Pop pero no me puedes comprar a mí un puto regalo de cumpleaños!" Ésa fue su respuesta. Puedo ver su punto de vista. De todos modos es culpa mía, como te lo digo, culpa mía. Voy siempre con el mentón asomado. Si tuviera un poco más de, ¿cómo se dice?, de duplicidad, no hubiera dicho ni pío de las entradas. Me excito demasiado y abro la bocaza pero mucho más de la cuenta. Así que desde entonces no he mentado el concierto. La noche de antes Lizzy me dice que le apetece mogollón ir al cine a ver "Acusados". Me dice que la de "Taxi Driver" sale en ésta. A mí en realidad no me apetece la película, estaba ahí sentado con las entradas del concierto de Ig en el bolsillo de atrás. Así que me veía obligado a mencionar al hombre. "Eh, mañana no puedo. Tengo concierto de Iggy Pop en Barrowland. Mitch y yo vamos a ir."
"¿Así que prefieres ir a un concierto con el jodido Davie Mitchell que al cine conmigo?" Ésa es Lizzy total. La pregunta retórica, el arma profesional de las tías y los psychos.

__
El que está machacando las pastillas dice que la muerte no puede ser peor que no hacer nada para detener este consistente declive. Ése es el yo que siempre gana las discusiones. Nunca hay un verdadero dilema con el jaco. Sólo los hay cuando se acaba. Begbie me cuenta lo gran menda que soy, esperando que yo haga lo propio, cosa que hago cumplidamente. Actúo como soporte del habitual inflamiento del ego de Begbie durante un rato, dándomelas de hombre directo y contando a los consortes algunas clásicas historias de Begbie que pintan al cabrón como un tipo duro y semental de primera categoría. Siempre resulta más auténtico cuando es otro el que lo cuenta. A continuación ambos abandonamos el pub y bajamos por el Walk. Lo único que yo quiero es irme a dormir a casa de mi madre, pero insiste en que vayamos a su queo a privar. Marchar por el Walk abajo con Begbie me hace sentirme como un depredador en vez de como una víctima, y empiezo a buscar capullos a los que mirar de mala manera hasta que me doy cuenta de lo lamentablemente gilipollas que soy. Vamos a echar una meada en la vieja Central Station al Pie del Walk, que ahora es un hangar desierto y desolador, que pronto será arrasado y reemplazado por un supermercado y una piscina. De algún modo eso me estristece, a pesar de que siempre fui demasiado joven para acordarme de que allí había habido trenes."Menudo pedazo de estación era esto. Se podía coger un tren a cualquier parte desde aquí en tiempos, o eso dicen", digo yo, contemplando el chapoteo de mi vaporoso pis sobre la fría piedra. "Si aún quedaran putos trenes, me subiría a uno para salir de esta ratonera", dijo Begbie. Era típico de él hablar así de Leith. Tenía tendencia a mitificar el lugar. Un viejo borrachín al que Begbie se había quedado mirando se tambaleó hasta nosotros, botella de vino en mano. Montones de ellos usaban este sitio para privar y quedarse a dormir.
"¿Qué hacéis, muchachos?¿Esperando al tren, eh?", dice riéndose incontrolablemente ante su propio jodido ingenio.



Comentarios

  1. Joder la película es cojonuda. A ver si me pillo el libro, que tengo interés en leerlo.

    ResponderEliminar
  2. Si no lo has leído la peli puede impresionar... Pero el libro es brutal.

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota Rakela.

    Como sabes tanto?

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. No sé ni de la misa la mitad, al menos en comparación con lo que me gustaría. No es falsa modestia, lo único es que soy excesivamente curiosa y me esfuerzo (no lo hago en five-minutes) en proyectar y compartir lo que me apasiona y os pueda aportar algo. Cine, libros y música es lo que me ha seducido y extasiado en los mejores momentos y convencido para seguir adelante en los peores, más aún la música. Desde muy pequeña veía mágico poder acercarme con tanta facilidad a lo que otras personas creaban (tan sencillo como ir a una librería y ahora ni eso) y en ese camino seguí; no tiene mérito, a excepción de los que se mueven por las apariencias todos solemos hacer lo que más nos gusta.
    Aunq no hayáis leído el libro, añado otro texto para q comentéis lo que os sugiere.
    Gracias por continuar por aquí, Torito ;))

    ResponderEliminar
  5. Esta peli la tengo pendiente hace ya tiempo ... ya te contare porque ... pero ya me he tropezado demasiadas veces con ella para seguir ignorandola asi que ya toca ...
    Gracias !!! por la señal ... ?? jajaaaa ...

    ResponderEliminar
  6. La peli es una pasada y a nivel de tecnicas narrativas da le da mil vueltas a muchos films, una lastima que no pudiese leer el libro antes de verla.Quizas eso la enriquece mas. Otro libro tremendo que despues fue adaptado al cine es "The fight club" Si no lo has leido echale un vistazo. La peli es muy muy buena,pero el libro aun mejor :P

    ResponderEliminar
  7. La peli es técnicamente muy buena, pero la veo más como un trabajo experimental, tiene unos puntazos tremendos, vale, pero es que hay determinados libros que no pueden llevarse al cine. Del Trainspotting de Welsh no se puede hacer una peli porque tiene una carga emocional acojonante desde la primera página hasta la última. El mundo del yonki llevado a la reflexión más profunda, ahí no hay mucho ritmo que digamos, y en cambio la peli se basa en una fotografía radical y en acelerones estimuladores. La estética de Trainspotting resulta perfecta para todo lo que tiene que ver con drogas de diseño y anfetamínicos, el dire se olvida de que aunq también consuman de ello son más yonkis que otra cosa. El libro tiene descripciones, situaciones y diálogos tan ricos que se necesitarían muchísimas horas de vídeo para acercarse un poco. Aparte de la siniestralidad que supone leer este libro a solas y montarte tu movie en lugar de ver la película que se ha montado otro, no hay color.
    El CLUB DE LA LUCHA no lo leí, vi la película, chana muchísimo, tiene mucha acción pero también mucha filosofía, es más completa que el Trainspotting de Boyle (pongo los dos autores no para fardar, que ya con google no se puede, sino para recalcar que son dos creaciones con mundo aparte).

    ResponderEliminar
  8. pues no he leido el libro pero tambien aprecio demasiado colorido en una pelicua que tendria que ser mas underground aun, porque todo lo que envueleve al heroinómano es duro y oscuro. aun asi por otras cosas la peli es muy original, una de las mejores pelis sobre drogas. no sé si pensaria así al leer el libro. pero ya me has puesto la miel en los labios y voy a leerlo. si esto sigue vivo para entonces ya te cuento

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares