LA QUE SE AVECINA...

Posiblemente la serie más divertida que haya dado la TV española. Perfecta para la sonrisaterapia, la que consiste en la correcta alineación de los diente no, la otra, la que consiste en ejercitar la capacidad para reirse de todo, hasta de los propios defectos. Porque el mundo es absurdo y la risa nos distancia de la locura a la vez que disfrutamos de ella. Pero a lo que vamos, con LA QUE SE AVECINA me pijo, que se dice aquí... Es difícil que una serie con tantos personajes tenga consistencia, pero para eso están los buenos actores, y aquí hay más que chinos. Si aún no la habéis visto se emite los domingos a las diez y media de la noche en Tele5, los antiguos capítulos están en la mula, el capítulo 8 "Mentiras, antidepresivos y una nevera de Troya" es un disparate, si no te mueres de la risa mal asunto...

Joaquin: Es alguien que duda constantemente entre ser simplemente un paranoico o todo un esquizofrénico. Su mente está petada por su hipoteca y su jefe, el trabajo es lo más importante, no importa cómo ni por qué. Destaca por los caretos en sus crisis de ansiedad.
Sergio: Hermano de Joaquin, viven juntos, actor de culebrón, buenorro y sin ganas de que le calienten la almendra.
Eric y Raquel: junto a Joaquin son los empleados de la constructora. Eric es todo lo contrario al parras de Joaquin, va a su bola, se deja manipular lo justo y sabe disfrutar y encontrarle el punto a todas esas situaciones laborales que llevan a Joaquin a ataques de pánico. Raquel es la guapa y arrogante, da buena imagen a la constructora y de los tres empleados es la que acaba mandando.
Javi y Lola: La joven pareja del tinglao, Lola siempre está tensa porque cada vez que van a echar un polvo aparece la madre de Javi pegando el agobio (Beatriz Carvajal), que también vive en la urbanización.
Goya y Vicente: Padres de Javi. Más o menos como tus padres y los míos, la madre desquiciada perdida y el padre ya que ni siente ni padece, pero al que se le adivina un estado de éxtasis cuando Goya encuentra algunos pelos vecinos de los que tirar, quitándosela de encima al menos un rato.
Amador y Maite: Son los cuquis. Pijos, divinos, guapos y con una vida aparentemente idealisisisima. Aparecen siempre super-equipados y mega-preparados. No van a misa los domingos porque la iglesia de la zona les parece demasiado "gótica", y se han divorciado de su querido PP porque no les convence el nuevo estilista de Rajoy. (Creo que esto no sale...)
Cris y Silvio: Joven, mona y simpática pero sin suerte en el amor, pero para eso está Silvio, su amigo mariposa, con el que comparte sus dilemas.
Leo: Al principio parecía que era un simple freak que sobraba, pero está dando mucho juego, es un personaje muy peculiar, con una incomprensible vida interior (que no incomprendida, ya que no hay ni una sola persona que se moleste en intentar comprenderla).
Izaskun y Mari Tere: Las sex symbols de la urbanización, setenta años no son nada, se lo pasan de infarto...
Los Recio: Una auténtica pesadilla, desquiciados, quisquillosos, amargados, clavados a lo peor que hayas tenido como vecinos en toda tu vida. Son además dos tontarras que no dan ni una y a los que te encantará ver cómo caen en sus propias trampas.
Maxi y Coque: empleados de la comunidad, siempre están con marrulladas y escaqueándose, lo que se dice dos buenos personajes.
Familia Pastor: La antigua Yerbas tan divina como siempre, su marido tan neuras (alucinante en el capítulo de las pastis antidepresivas), el hijo flipando con la familia que tiene, y la abuela demoniaca perdida.

Entradas populares