Rodamos... hasta caer en las Taskas




El domingo asistimos para participar como extras en el videoclip de Second "Rodamos". Llegamos temprano, y pasadas dos horas de corte y acción nos fuimos a las Taskas. No tenemos madera de estrellas, nena, qué poco aguante... 

Demasiado acostumbrada al hazloTúMismo, de tener una banda ya me veo yo grabándome en el patio de mi casa, y luego me pasaría meses, o años si hiciera falta, dándole al Premiere o al Vegas Sony para eliminar los ladridos de Kuko y el afán protagonista de mi Maddy-cat. No hay nada que no pueda salvar una buena edición. 

Pero claro, los directores artísticos están para algo, y un espectacular plano de la Gran Vía a vista de pájaro, aunque sea de paloma, no está aún incluido como plug-in en ningún programa de videoedición.

Las dos horas que estuvimos lo pasamos bien observando al personal, siempre resulta curioso el despliegue de energía en una movida de éstas; además, creemos que Second son una banda que agradeció la asistencia de cualquier persona, y de cualquier tiempo que dedicáramos a su trabajo.

De allí para Las Jarras y sus leyendas urbanas, son dos décadas inmunizándonos con sus montaditos ultrapicantes. Aunque ya no coma carne y pida la misma salsa en patatas bravas, Manolo nos enseñó el papeleo para la patente de su famoso "recluta", 700 pavos le cuesta que no le sigan plagiando a pocos metros de él.

Laura y yo estamos en proceso de re-descubrir en las Taskas una ruta como la que hacíamos con trece años, jodido sin Particular, Espiral, Ideales, Refugio, Necro... De momento tenemos Las Jarras, Íbero (casi tan underground como El Refugio), justo detrás y para hacer contraste un bar coquetísimo, ShanGo... Seguiremos sumando, si dios quiere
y las taskas se dejan.















Entradas populares