Desencárnate.


Toda hada ya se ha rendido, y hasta para ser bruja buena los esfuerzos titánicos no compensan demasiadas veces. El deseo carnal os ha atrapado, es y será la mayor maldición.

Popular Posts