El primer año que contraté internet (2002), descubrí el fenómeno Chat, iniciándome en la comunicación virtual con no pocos psicó.patas del IRC, entendi entonces que esa suerte social que me caracterizaba se proyectaría probablemente en el plano virtual, así que me preparé para lo peor y me dejé llevar..., fue horriblemente divertido. Entre personaje y personajillo mis momentos virtuales más auténticos de aquel año fueron aquellos en los que no paré de descargar vídeos Madonneros que no sólo no había visto en mi vida, sino que ni soñaba con que pudieran existir. Desde que la descubrí a mediados de los 80, a eso que las niñas de mi edad coleccionaban brillantes vestiditos de la Barbie, yo entraba en éxtasis cada vez que una nueva fotografía de Madonna entraba en mi carpeta de recortes. No pasa nada por gastarse pasta vistiendo a un diminuto icono de plástico, peor debía ser ahorrar para tener el casete de Parchis o Camilo. Creo que no me asustaban esas idas de cacerola, por entonces yo ya sabía centrarme sólo en lo mio. Y lo mío, demasiadas veces, era esperar y esperar. Las imágenes eran bastante repetitivas, y sólo revistas musicales alemanas podían sorprendernos con material exclusivo, las revistas de otros países no eran fáciles de encontrar, afortunadamente, El Corte Inglés tenía ediciones pa-darle a los Chinos (más afortunadamente aún, los chinos aquí aún no eran tantos). Recuerdo no ser la única que se maravillaba ante tal exposición revistera, mi mejor amigo de entonces me acompañaba en mi precoz adoración, entrando en auténtico estado de shock cuando a España llegaba una nueva sesión de fotos, una entrevista o una pequeña foto que no hubiéramos visto antes. Qué inocentes e ignorantes de todo lo que estaría luego a nuestro alcance; tardábamos meses en conseguir una nueva fotografía, ahora tardo meses para poder organizar y pasar del disco duro los cientos y cientos de vídeos que he ido consiguiendo. Aquel año capicúa en el que dejar de flipar era misión imposible, encontré una de las mayores rarezas, unas tomas falsas de un programa japonés llamado BEST HIT USA, making of de unas entrevistas ochenteras. Lo guardé, pero por la inexperiencia de entonces no hice copia de seguridad, mi portátil de entonces murió y perdí mi tesorito. Pasé muchos años buscándolo y no había forma..., hace un par de días me encabezoné más que nunca, casi tuve que aprender japonés; al final, después de tanto tiempo, he dado con él. Es cortito y no parece gran cosa, pero a mí me parece adorable.

Madonna + Cindy Lauper + Billy Idol + John Lydon

Comentarios

Popular Posts