Es agradable visitar una tienda de libros de segunda mano, algún tesoro desperdigado puede hacer acto de presencia, cuanto menos se pasa un ratito curioso entre viejas hojas deseosas de ser nuevamente adoptadas. Estas fiestas han vuelto a poner en Murcia los puestos de libros en el Puente Nuevo, zona que me gusta, con un jardín donde ...pega el solazo y donde Kuko suele pillar cacho a pesar de su deslucida sociabilidad.
Este año apenas hay dos puestos, lástima que hasta el miedo a la crisis se note en los libros, y además en los de segundamano.
Este año he comprado uno fantástico cuyo título me tiró para atrás, "Los más reconocidos poetas y escritores", un título plano y vulgar que nada tiene que ver con el estilo tan original de la autora, Pilar Pastor. Elegí al final este aburrido título porque tiendo a olvidar datos importantes de cultura general, mi atención siempre está demasiado ocupada con la tragicomedia vital como para dejar espacio a fechas, referencias, títulos y todas esas cosas que no está de más saber. Con esa intención compré el libro, tener un buen resumen de lo mejor dentro de la literatura, la sorpresa vino después al comprobar la fantástica escritura de la autora.
Mañana es el último día que tienes para rebuscar en el puente, también hay vinilos, comics, cuentos infantiles y estupendas ediciones de gigantes libros ilustrados: animales, cocina, países, astrología, cine, personajes, música...
Yo elegí éste.

"La literatura no salva; la literatura sólo expresa los confusos sentimientos del autor, su destino aciago, su inquietud, su indescifrable maldad, sus equivocaciones y errores, su pesimismo, la turbia alianza entre la literatura y la vida.
Escribir se convierte en una manera de hacer propaganda de ideas que provienen del lado más profundo y oscuro de nuestra personalidad. vender las palabras al diablo, cargarlas de significados ignotos e inquitantes, convertirlas en el único asidero a la razón y a la existencia. Los poetas y escritores que hemos llamado malditos han vivido, pues, vidas "no ejemplares" y han gozado del maravilloso don de la palabra para comunicarnos sus angustias, sus inquietudes y su pensamiento. Pero todos somos humanos: no hay nada que una persona no pueda comprender de otra. Por muy terrible que sean sus confesiones, por muy atroces que hayan sido sus vidas, el poso de sus palabras es, cuando poseen la belleza, un momento inolvidable de literatura, y contiene aún la fuerza maldita de la vida." PILAR PASTOR

Comentarios

Entradas populares