the Strange Smile

A veces alguien olvida interpretar su papel secuestrado por cierta inocencia, y cree que los demás, por inercia afectiva, valorarán esa extraña sonrisa. Comprueban que no es así, y la mierda se hace demasiado grande cuando nadie lo suficientemente cerca se atreve a abandonar su personaje.
Todos aquellos locos enfermos de lucidez perdieron el miedo, sabiendo que se disponían a acabar como con el tiempo acabaría cualquier otro;
fueron grandes ignorantes,
nunca supieron que estaban en lo cierto,
nunca supieron que fueron el más bonito cadáver.

Entradas populares