Perros peligrosos y razas torturadas

Las excepcionales veces en las que un PERRO AMADO ataca a un familiar humano, esas extrañísimas ocasiones que por mínimas son irregistrables, podrían servirnos para analizar por qué nos alarman tanto. Tal vez sea por lo acostumbrados que estamos a que el verdugo sea un humano en infinitas modalidades. 

La alarma podría no ser tanto por el peligro que suponen los perros de presa (en manos adecuadas) como por la  improbabilidad del suceso. La sorpresa del hecho.

Y se puede decir más, pues los PPP junto a los perros cazados (galgos, podencos), son de las razas más maltratadas que nunca devolverán al hombre la tortura que recibieron. 

Que a un perro se le puede ir la olla en situaciones de estrés o de dolor físico está ahí, pero las posibilidades de que tu perro se levante un día y decida  convertirte en su filete favorito tienden a la ciencia-ficción.
Ridículas posibilidades si se comparan con la carnicería que segundo a segundo protagonizamos las personitas en nuestro mundo de la razón. 

Descansen en paz aquellas contadas personas inocentes que sin dañarlos/ someterlos a duros entrenamientos/estresarlos/invadir su espacio fueron atacados por animales. Que sea infrecuente no resta dramatismo.

Descansen en paz millones de animales, entre ellos tantísimos perros PPP,  galgos, podencos, perros "de laboratorio", que mueren a diario previa tortura y sin alarmante titular posterior.





♒♒♒
♒♒♒









Comentarios

Entradas populares