Cabo de Palos, disparan y matan al perro Charrito y a gatos de la colonia.


Casi todo el mundo vive con no pocas y diferentes angustias, ya sabes, hay que relativizar y ser fuerte, relativizar y ser fuerte, relativizar y ser fuerte... 
Esto me repetía anoche tras el suceso para mantener la calma mientras otra parte de mí se preguntaba por el sentido de un mundo donde la existencia de las personas vale nada y la animal tiene el único fin de ser manipulada para revalorizar falsamente la vida humana.

Ya sabéis muchos que han disparado este 12 OCTUBRE, en nuestro maravilloso Cabo de Palos, a dos peludos con familia, el perro CHARRITO y el gato PEQUEÑO, así como han asesinado también a gatos de la colonia, aunque los gatos ferales no protagonicen noticia alguna. 

Lo que no sabéis es que esto viene pasando desde hace años, muchos años en los que una cuidadora de la colonia llora, me explica y me intenta detallar sin pruebas gráficas lo que están haciendo con los gatitos que ella misma ha visto crecer.

 Para unos pocos vecinos odiadores de gatos (que no necesariamente pistoleros) tratar con una alimentadora es imposible, intento mediar entre ellos como puedo. 
Es básico que los odiadores comprendan que con su proclamado odio motivan a que los amantes de las balas se sientan impunes. 
Comprendan también  que la dificultad que tienen para entender a las alimentadoras autorizadas, si no se esfuerzan una pizca por empatizar, se complica con el paso del tiempo. Pues por cada año que cumple un proteccionista, lo que está cumpliendo en verdad es
más conocimientos sobre desidia y crueldad humana. Puesto que ven a diario lo que los demás no osan a mirar de frente. 

A mayor escala cuanto más pequeño sea el pueblo, donde proteger la vida animal es propio de locos desocupados.

Hace unos años puse a esta cuidadora en contacto con CUATRO GATOS CARTAGENA, así pudimos empezar con algunas esterilizaciones.


Anoche, la terrible impotencia que nos devoraba, destruía también la visión del paraíso.
Cómo seguir amando Cabo de Palos cuando cualquiera puede venir a matar animales sin que pase nada, sin que se profundice en una investigación, sin una indignación que haga llorar hasta a las algas.

Pues lleva ocurriendo desde siempre sin que la policía local de entonces le diera importancia, ahora salta a algunos medios porque ha muerto un perro con dueño, los animales callejeros asesinados jamás son contemplados en los titulares como víctimas. 

Durante esos meses de octubre y noviembre vecinos y visitantes que paseaban a sus perris por la playa de levante, preocupados por correr la misma suerte y sin saber que esto sucede anualmente con la frecuencia y pasividad de una tradición, fueron al puesto a informarse sobre lo ocurrido. La respuesta policial fue que ELLOS NO SABÍAN NADA.

Tengo la esperanza de que el amo de Charrito, cuando sea capaz de superarlo (se ha marchado de aquí completamente devastado), mueva cielo y acantilados para que esto no vuelva a ocurrir.

Veía a menudo a Charrito pasear con ese simpático alboroto de los perros felices, bastaba esos segundos en los que saludaba a mi Kuko y Parri,  para notar que era un perro tremendamente afortunado con un dueño que no paraba de regalarle calle. No sé si fue casualidad, pero jamás vi al amo pasear sin su Charrito.

Lo sabemos todos, en el mundo, a cada segundo, ocurren cosas más terribles. Y como siempre me digo, eso no sirve de excusa ni consuelo, sino todo lo contrario.
Pues hay dramas que están totalmente fuera de nuestro alcance para zanjarlos a corto plazo; y ahí nuestra defensa emocional funciona, paradójicamente, a través de nuestra propia inutilidad. Dicho de otro modo, para qué sufrir por algo que no puedes evitar. Podemos crear pequeños actos en contra de grandes males; es más, debemos!!, pero no podemos acabar de la noche a la mañana con esas injusticias que están a un nivel que nos deja como simples marionetas del propio funcionamiento del mundo.

¿Pero qué ocurre cuando esas injusticia están tan cerca y tangibles que con sólo estirar el brazo podríamos ayudar a los demás...? Que si no estiramos ese brazo, tarde o temprano, nos descubriremos como los miserables que somos.

Puede que casi a la altura de todo hijo de la gran puta que aprovecha la oscura y solitaria belleza del cabo para dejar que se desangren gatos que no tienen siquiera la opción de que un amo luche por salvarlos, gaticos que hemos visto crecer desde chiquitines, que creíamos a salvo en otoños e inviernos tan solitarios que, de por pocas presencias, menos pensábamos que les visitaría la peor de todas ellas.

Esa oscuridad silenciosa y esa mar sanadora que a muchos nos cura las heridas que inevitablemente provoca vivir, sirve a otros como refugio de maldad.
Un entorno maravilloso, mágico, salpicado de historias de amor y amistad, de larguísimos paseos con nuestra familia peluda o lampiña :) Este paraíso en el que algunos llevamos décadas de experiencias rocosas y reforzantes no puede ser ensuciado de sangre tan impunemente, potenciado por el Abandono Eterno de las excelentísimas administraciones.

De la misma manera que no debemos permitir que algunos empresarios, convencidos de ser dueños del "cortijo marino", quieran destrozar parte del entorno para desarrollar sus negocios con parkings de plataforma acuática, cortar acceso a acantilados y pajas similares. El mismo tipo de mentalidad: convencidos hasta las trancas de que esta naturaleza les pertenece, y si hay que envenenar o disparar se hace, que el mundo está muy mal como para preocuparse por los animales, pues son ustedes hombres de bien y de sobra es sabido que no hay tiempo que dedicar a estas pequeñeces, tan inmersos como están en donaciones para ayuda humanitaria en medio mundo, África se les quedó ya pequeña.

Todos los que tenemos perro y no viven encarcelados en casa o terrazas nos conocemos, la zona es tan pequeñita que acabas viendo a las mismas personas paseándolos quieras o no, y al final se crea el cariño especial de los pueblos recogidicos, pero multiplicado por la complicidad que da amar a los animales. Aunque hablo prácticamente con todos, tengo cariño hasta por esas pocas personas con las que aún no he hablado. Aman a los perros y a diario les dan el regalo de pasear respirando ese aire de posidonia, es inevitable sentir aprecio por este tipo de personas...

Pero no es así como piensa aquí una mayoría dentro del cuerpo de supuesta seguridad, aunque me consta que hay excepciones que meten mucha caña para que el resto despierte de su cavernícola letargo.
A una mayoría investigar el asesinato de animales les da mucha risa. Cuando anterior a este suceso ya se produjo otro igual (unos años antes, no trascendió en titulares porque la tortura felina es anodina),  mi amiga Joaquina, su pareja Carmelo y su hijo David tuvieron que pasar por el duro trance de sacrificar a su gato tras ser disparado y quedar impedido; cuando fueron a pedir ayudar, la respuesta de uno de los policías fue "En el puerto hay muchos gatos, coja otro y ya está." 
cabe esperar que la presente no sea la misma policía local que entonces. Porque esto, insisto, está ocurriendo desde hace bastantes años en ESTAS FECHAS y jamás se ha investigado ni se ha reforzado la seguridad sabiendo que aquí en el puente de la hispanidad se celebra la "Festividad del riFle", ¿hay que esperar a que esa bala alcance a una persona para que haya algún dispositivo patrullando de forma más o menos continua? 
Aquí hasta patrullar es un servicio excepcional. 

 Esto mismo ocurre en tantos pueblos de una España cerril, un 12 de octubre se produjeron los hechos, fans de las balas seudopatrióticas hay por estas tierras...
Gracias a Dios que hay cada vez más españoles orgullosos de incluir a los animales en una patria no manchada de sangre.

¿No es acaso amar un país protegerlo de quienes no han sabido evolucionar con él?  Protegerlo de quienes se han quedado estancados en un ideal autoritario sin concesiones, sólo por el placer de someter a quienes ni siquiera pueden defenderse.

Pedimos que si tienes cualquier pista, te pongas en contacto con CUATRO GATOS CARTAGENA, hay que aprovechar al máximo la determinación y compasión de una presidenta que se deja la vida, no podemos dejar escapar la oportunidad de contar con su valía. Ello no te compromete a nada, pues de las denuncias se pueden encargar las propias protectoras. La zona de Cala Flores también está manchada, como otras en el cabo estarán sin que lo sepamos, pues los gatos callejeros muertos no cuentan y verlos se trata simplemente de algo desagradable que hay que evitar sin plantearte nada más. Eso es precisamente lo que hace que asesinar animales callejeros sea tan fácil, una afición en la mano de cualquiera.

Es importante seguir paseando a nuestros animales sin que tal psicópata logre meternos el miedo en el cuerpo.
Si eres de Cabo de Palos estira el brazo y échanos una mano si tienes alguna información, si eres de otro lugar estira entonces los ojos y protege a los animales que te queden al menos a primera vista, en demasiados sitios ocurre lo mismo.

Sé que este tipo de discurso suele sonar radikal a los no amantes de los animales, pero lo mínimo que deberían saber es que lo radikal nada tiene que ver con el grado de amor al prójimo sea animal o humano, sino con el grado de odio y de ignorancia, con la forma que tiene el ser humano de creerse por encima de todas las especies, hasta de la suya propia el muy absurdo. Eso es realmente la RADICALIDAD.

Descansen en paz los gatis del cabo, 
D.E.P vivaracho "Charrito". Muchísima fuerza para que tu inseparable pueda superarlo.
----------

Comentarios

  1. Anónimo3/6/18 20:48

    Hola!
    Vengo cada par de años a veranear a cabo de palos y la última vez me encontré un gato callejero macho que tenía solo media cola, era para preguntarte si sabías que había sido de el. Solía rondar el mismo vecindario pero ya no le veo.
    Era de color marrón y pardo, atigrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, no sé dónde podría encontrarse.
      Un saludo y suerte...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares