Restless Creature: WENDY WHELAN


Wendy Whelan decide nacer el 7 de mayo de 1967 para trabajar toda su vida, sin descanso, en amorosos acoples de cuerpo y música escultural.
Junto al mes de nacimiento, compartirá con Martha Graham la singularidad inalcanzable.

Whelan se unió al New York City Ballet en 1984 como aprendiz, e ingresó en el cuerpo de baile dos años después, fue bailarina principal en 1991.

Wendy comienza a bailar con 3 años con una profesora local, Virginia Wooton, en su lugar de nacimiento, Louisville, Kentucky. A los ocho años se unió a Louisville Ballet Academy, donde comenzó el entrenamiento formal. Con doce se le diagnosticó una escoliosis severa, por lo que tuvo que cargar con un molde de yeso pesado en la clase de ballet, pero también fortaleció sus músculos de la base y de la espalda. En 1981, a la edad de 14 años, recibió una beca para el curso de verano en la School of American Ballet (SAB), la escuela oficial del prestigioso New York City Ballet, uniéndose como estudiante a tiempo completo un año después.

En este fascinante documental, "Restless creature...", Whelan se despoja de todo tono artificial y se desnuda hasta el músculo, muestra injertos hasta llegar al pulverizado hueso de las emociones rotas que llegan tras el éxito.

Es consciente de que a sus 47 años el NYCB no está haciendo otra cosa más que preparar el terreno para una despedida digna, una despedida donde, por los pelos, sea ella la que tenga la última palabra, elegir el final dentro de un limitado margen es un estiloso convencimiento de que el último paso de la coreo no es una patada en el culo.
Su actividad en la compañía se va reduciendo pero su necesidad de seguir bailando es el oxígeno que la alienta y la ahoga a la vez. Nos confiesa que el contraste es tan insoportable que todo su éxito no parece más que una fantasía, siente que toda su vida no ha sido más que el extraño y larguísimo ensayo de un temible final. No es el discurso histérico de una mujer en crisis, no son caprichosos arrebatos, ni una ambición desmedida, se trata de una fibrosa y currada honestidad luminosa que la persigue en todos sus movimientos, hasta en los pasos que cojea.

La actuación final en octubre del 2014 homenajeará por todo lo alto treinta años en el NYCB.
Para mitigar el vacío presentido, en 2012 emprende un nuevo proyecto titulado "Restless Creature", proyecto propuesto en Jacob's Pillow en 2013. Whelan eligió a cuatro coreógrafos: Kyle Abraham, Joshua Beamish, Brian Brooks y Alejandro Cerrudo para crear bailes en una gira nacional. Consta de solos y dúos, con Whelan bailando cada dúo con su coreógrafo.

Además de sus tres décadas en el New York City Ballet, WENDY WHELAN es artista invitada en The Royal Ballet, Kirov Ballet y Morphoses / The Wheeldon Company. Tiene un repertorio de más de 50 ballets, incluyendo piezas de George Balanchine, Jerome Robbins y Peter Martins entre muchos otros.

Un documental maravilloso de una mujer tan cálida como indestructible, una entrañable terminator que ejecutará constantes saltos en el futuro sobre sus viejas zapatillas de punta.




"I had the world in my hands, I was getting every part under the sun, they were like, Wendy, this is yours. This is yours. This is yours. All these gifts coming, it was like gold streaming into my world. But as soon as I started to success and thought "this is pretty amazing, I´m actually feeling what I wanted to feel my whole life, I´m at this plae, I´m recognized, I´m doing things, what the fuck is it gonna be like when I can´t do this anymore?" W. WHELAN

"I can´t take personally the fact that a lot of people like my boss, Peter Martins, or centain ballet masters, literally don´t speak to me at work, I´m only assuming that kind of behavior is the message for me to go. I even had a meeting with Peter a couple years ago, when all this started, and he basically said, you know... it´s hard to say it, cause it´s kind of devasting, but he took me out of THE NUTCRACKER... You want to just keep doing more of what you´ve done. As a young kid, there´s so much hope. You don´t see the end. You think Oh, I´m never gonna die, I´m never gonna get weak,
I´m never gonna break, I´m gonna be this, like, strong blossoming thing forever...
Then reality it´s like living in a fantasy world for a long time, like most of your life, and then realizing Well, fantasy´s over. And part of me´s embarrased cause it´s like, grow the fuck up, Wendy! you´re 46 years old and you´re still dreaming like you´re a teenaged kid." W. WHELAN

Comentarios

Popular Posts