EL.ARTE DE VIVIR BAJO LA LLUVIA

No os dejéis engañar por las malas reseñas bajo firmas conocidas. Quien no cae rendido a la ternura reencarnada de Enzo, es el mismo perfil que no conoce el reino de amor animal. No tiene por qué pasar así con otras historias de mucho pelo pero de menos profundidad en almas caninas. No os dejéis engañar por muy bien que los analistas conozcan la estructura de una "buena crítica negativa", sin conocer la grandeza de seres como Enzo, llevan las de perder en múltiples carreras.

Pues es tan entrañable que te reconcilia con los demonios de tu trayectoria, las putas cebras que nos parten la vida a rodajas más negras que blancas.

Si tengo que ponerle un "pero", sería el par de menciones a comprar animales, en lugar de adopción. Un error que humaniza lo que podría resultar un exceso de divinidad, un error que refleja lo que aún nos queda por aprender, una señal para considerar que las despedidas no son un cierre al vacío.












Comentarios

Entradas populares