Sobre escombros.




Tantas ganas de escribir sobre ti como rechazo. 
Porque escribirte implica que no me queda contigo otra cosa que eso. Y porque tú no eres de compartir intimidad en las redes sociales, radical en poquísimas cosas lo eras con ello, las redes llenas de gente frustrada y delirante cuya enfermedad mental se regocijaba en el morbo del dolor ajeno, humano y animal. Esos son los auténticos enfermos mentales, no los que viven en su mundo de unicornios, decías.

Estas ideas ocasionales tan densas me pillaban por sorpresa, acostumbrada a tu actitud optimista y despreocupada, aceptando lo que las circunstancias mandasen y no devolviendo jamás los golpes recibidos, sólo atizando a la guitarra eléctrica, como alma heavy rock que eres.

Y te escribo no sé si por irrefrenable impulso o por recurso sanador, y al ratito me cuestiono. ¿Y si hubieran personas que me leyeran con tal desidia interior que despreciaran la poderosa fe que te tengo?, ¿y si creyeran q escribo más en base al victimismo que a una lucha por la supervivencia?
Esas formas de ser miserable son más numerosas de lo q pensaba, el mismo proceso de duelo me mostró la cara cobarde e insolidaria de quienes creía conocer.

No quiero escribir para un solo retorcido cuando el protagonista es la persona que más amo. 
No quiero que me lean conocidos que cuando me ahogaba en un infierno acuático no me acercaron ni boya ni brazo. 
Por ello muchos posts no son públicos y los protejo "sólo para amigos", una supuesta privacidad tan formal y seria como Panete 😸

E incluso "protegiendo" los textos aparece el momento de preguntarme, ¿hago bien en compartir algo tan valioso como mi hermano?

Y acabo por darme cuenta de que no se trata de ti, sino de mi relación amor-odio con la escritura, que viene desde los diarios de pequeña, escritos con necesidad imperiosa y más tarde leídos con estupor ante la intensidad de un niño descubriendo el mundo a través  de su propias palabras.

Años más tarde, mientras estudiaba, más que escribir prefería estar cada finde bailando y golfeando con mi banda de gremlins, enamorarme, que se enamoraran de mí, en mis fantasías mejor que fueran varios a la vez y a cuál más buenorro, en una muy temprana adolescencia exprimir la noche, vivir, bailar, vivir, bailar, no tener tiempo para escribir.

Pero en todas las vidas, hasta en las vidas tan bonitas como la mía, aparece la adversidad, y tras el desencanto de las historias que parecen intocables bajo la fascinación de la madrugada, yo me refugiaba y curaba en la escritura. Y en eso la odio, por necesitarla en los peores momentos.
Y en eso la amo, porque junto a los animales y la música conforman la fortaleza.

Tras arrepentirme de lo escrito, me reconcilio para no sentirme vulnerable al desnudo. Y para convencerme de que hago lo que mi corazón necesita te recuerdo diciéndome..., hermana, escribe, escribe siempre, que la hermana convierte los escombros en brillantes luces de concierto.

Otra vez me dejabas muda, tu ocasional intensidad en contraste con la hiperactividad y sencillez masculina, y no como el resto de mortales en borracheras o tocando fondo en una crisis existencial, cuando ridículamente expresamos ocurrencias como una revelación.
 Me lo soltabas mientras te cortabas las  uñas de los pies o quitabas los zurullos de nuestro gato, hasta tal punto no dabas ceremonia a tus emociones. 
Lo que paradójicamente causa mayor impacto, pues no había nada premeditado y figurativo en tus afectos. En ninguno de tus afectos. Jamás.
 Tus afectos como tus eructos, gas volcánico desde el corazón.

Perdona, peque, por exponerte. 
Aunque no te guste estar visible en un mundo tan esperpéntico que los hermanos son capaces de matarse para heredar sus followers, espero que con este texto entiendas las razones que me llevarán a escribir sobre ti hasta que el cuerpo aguante y un poco más.

#_mihermanoSAMUEL_
#kuko_rak
#_losSeres_

 Esforzándome con la tenacidad que reta las resistencias, como nos enseñó papá.

RAQUEL BERMÚDEZ G. 🔸LARAKELA.com 🔸


♒♒♒
🐚 TIENDA | SHOP 🐚 
♒♒♒





Comentarios

Entradas populares